BRC

Cultura de seguridad alimentaria

¿A que nos referimos cuando hablamos de cultura en seguridad alimentaria?

Esta pregunta nos la estamos haciendo mucho desde la publicación de la versión 8 de la norma BRC, verdad?

No tiene una única respuesta, ni una única forma de llegar a ella.

El éxito de los Sistemas de Gestión de Seguridad Alimentaria está condicionado a la combinación de un apropiado diseño y la ejecución del mismo. Cuando hablamos de diseño apropiado estamos hablando a un diseño de procesos concreto y ajustado, a una asignación de recursos consensuado y a un comportamiento estandarizado.

 

Podemos hacer el símil a los pilares básico donde se deben sustentar tu sistema. Fallando un pilar, se nos puede desmoronar el edificio.

1º Pilar

El primer pilar, serán los procesos. Al diseñar los procesos debemos analizar y gestionar los principales procesos de un sistema de gestión de inocuidad, todos ellos siendo requisitos definidos en la norma BRC, que aunque nos determine la necesidad de cumplir, no nos determina la vía de cumplimiento :

2º Pilar

Como segundo pilar, vamos a considerar los recursos. Los recursos nos referimos a asegurar la disponibilidad de los medios necesarios como ser:

  • Infraestructura: con diseño higiénico para el uso previsto.
  • Tecnología
  • Personal: con las competencias apropiadas a su puesto
  • Financieros

3º Pilar

Y un tercer pilar será el comportamiento y la correcta implantación. El sistema de gestión de seguridad alimentaria puede estar perfectamente diseñado, disponer de los mejores recursos, pero sin una correcta implantación y seguimiento de las responsabilidades, no vamos a llegar a ningún lugar.

Por eso hacemos referencia al comportamiento y al hablar de comportamiento hablamos de lo que en los últimos años se ha conocido como Cultura de Inocuidad.

Te voy a poner un ejemplo, tan básico que es muy ilustrativo. En una industria puede haber lavabos en numero suficiente, pero si no hay cultura de lavado de manos tras la salida del baño, los lavabos serán sólo objeto decorativo. Están los recursos, pero falla el comportamiento. Es lógico saber que tras la salida del baño hay que lavarse, pero ¿saben realmente el motivo y las consecuencias?

Como podemos concluir, hay una desconexión entre conocimiento, compromiso y comportamiento nos conduce a algunos cuestionamientos:

¿Por qué los empleados no cumple consistentemente los programas de seguridad alimentaria?

¿Qué desafíos se encuentran para construir una cultura de inocuidad alimentaria?

¿Cómo proporcionar formación completa, consistente y efectiva?

¿Están los líderes preparados para enfrentar estos desafíos de cultura de seguridad alimentaria?

Son preguntas complejas de contestar, verdad? Te dejo a que las contestes en tu mente…

Te comparto algunas de mis reflexiones…

  • Predicar con el ejemplo. El líder del equipo debe dar ejemplo, es una tarea a l que hay que insuflar paciencia, pero finalmente se consigue.
  • Ser tenaz y estable con las señales y los mensajes enviados a los empleados.
  • Crear un ambiente donde las personas puedan sentirse libres y en confianza para compartir sus opiniones de mejora.
  • Crear ambientes de comunicación, reuniones periódicas, libres y amenas.
  • Estar atentos al desempeño de los procesos, a oportunidades de mejora, observa, observa y observa.
  • Reconocer los logros de los equipos, una palmadita en la espalda nos ayuda a continuar por el buen camino.
Comparte este articulo en redes sociales

¿Te ha gustado este artículo? SUSCRÍBETE A MI BLOG


Noticias Recientes

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

gluten free