Noticias

El año de los cambios en las normas del GFSI

Este año está siendo el año de los cambios en las normas de seguridad alimentaria reconocidas por el GFSI.

Vamos a hacer un breve repaso a estos cambios, que no perdamos el “norte”

FSSC 22.000

El primer cambio lo tenemos en la norma FSSC 22.000, la cual está en versión 4.1 desde el 1 de enero del 2018.

Esta versión ha traído grandes cambios en la certificación, donde hay un enfoque muy destacado en Defensa y Fraude (Food Defense and Food Fraud), pero también algunos más cambios significativos que vamos a ver a continuación:

  • Gestión de servicios: Se incluyen nuevos requisitos para servicios como el de servicios públicos, transporte, mantenimiento y actividades subcontratadas. En este último en el que más.
  • Análisis de peligros: destaca la necesidad de usar laboratorios independientes para la validación de los planes de seguridad alimentaria.
  • Alérgenos: era de espera, ya que no lo tenía en cuanta con anterioridad de una forma más concreta. Nos solicita tener un procedimiento documentado de “Gestión de Alérgenos”
  • Defensa alimentaria: nos comparte una nueva definición “el proceso para prevenir las cadenas de suministro de alimentos y piensos de todas las formas de adulteración intencional intencionalmente motivada por ideología o comportamiento que puedan afectar la salud del consumidor” Y por tanto un nuevo enfoque para su gestión.
  • Fraude alimentario: también era de esperar por el auge que está teniendo este tema en el sector. Nos determinar la necesidad de disponer de un procedimiento para evaluar la vulnerabilidad, planes de acción, riesgos y contingencias dentro del fraude.

ISO 22.000:2018

Sin haber acabado ya el año, se ha vuelto a sufrir una nueva versión para esta certificación. En Junio del 2018 se ha publicado la versión 201 de la norma ISO 22.000. Los cambios que esta norma nos trae, manteniendo y reforzando los elementos claves para garantizar la seguridad alimentaria como: responsabilidad de la Dirección, comunicación a lo largo de la cadena alimentaria, programa de prerrequisitos y sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control), simplificando su gestión y análisis. Los cambios más significativos los podemos resumir así:

  • Adopción de la Nueva Estructura de Alto Nivel común a los estándares de los sistemas de gestión ISO. Mejorando integrar ISO 22000:2018 con otras normas como ISO 9001, ISO 14001 e ISO 45001.
  • Nuevo enfoque de gestión del riesgo. Además del conocido análisis de riesgos basado en los principios del APPCC, que ha estado incluido siempre en ISO 22000, se introduce el análisis de riesgos en el ámbito de gestión de negocio, donde el riesgo puede tener además un impacto positivo en la organización.
  • Aproximando la vinculación con Codex Alimentarius, que comprende una colección de estándares, códigos de prácticas y guías internacionalmente reconocidos en el ámbito de los alimentos, su producción y la seguridad alimentaria.

BRC Food versión 8

Y ya por último, tenemos el cambio a la versión 8 de la norma BRC (British Retail Consortium) con cambios sustanciales y al detalle. Ha sido revisada en tu totalidad y aunque a simple vista parece la misma, todos estos cambios podemos destacar

 

  • Cultura de seguridad alimentaria, se añade una nueva cláusula 1.1.2 a la sección de compromiso de la dirección. Otro empuje más para integrar el sistema de seguridad alimentaria en el día a día de la empresa. También con la adicción en el requisito 1.1.5: mayor participación.
  • HACCP La sección HACCP ha sido modificada en línea con FSMA, hablando de PCC y PC. Integrando en el sistema ambos puntos de control. Sean o no sean críticos.
  • Aprobación de proveedores, encontramos una enmienda aclaratoria para las auditorias de 2º y 3º parte. El alcance de auditoria, el auditor de 2º parte, lista actualizada de proveedores. Simples aclaraciones.
  • Trazabilidad, me ha encantado la adicción de la clausula 3.9.3 donde nos indica que se conserven los documentos revisados en los ejercicios de trazabilidad o sus vínculos. En definitiva, que se haga un “buen informe”
  • Gestión de incidentes, en las posibles situaciones, nos incluye la ciberseguridad. Asi como la ampliación de los requisitos que debe cumplir el procedimiento de gestión de retirada y recuperación.
  • Orientación y comunicación con el cliente, sorprendentemente este requisito ha sido suprimido.
  • Defensa alimentaria, ya era hora que se alinease con los requisitos GFSI. Se ha ampliado considerablemente los requisitos en Food Defense.
  • Detección de metales, corrigiendo algunos detalles que nos ayudan a su gestión.
  • Alto cuidado y cuidados especiales, en este sentido se han “recolocado” los requisitos, apareciendo todo un nuevo capítulo, el capítulo 8.
  • Nuevo capítulo para los requisitos aplicables a los productos comercializados. Para aquellas empresas que dentro de su actividad tengan la comercialización de productos que no fabrican, transforman o envasan, pero sí estén dentro de sus instalaciones.

 

Y no podemos olvidar que la norma IFS está a punto de ser publicada, a la versión 7 y de la que hablaremos cuando llegue su día.

 

Espero haber hecho un rápido pero intenso resumen de los cambios que llevamos hasta ahora.

Comparte este articulo en redes sociales

¿Te ha gustado este artículo? SUSCRÍBETE A MI BLOG


Noticias Recomendadas

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

marife-montes