Mejora continua

Las claves para que conseguir una “Cultura de Inocuidad”

Como conseguir una “cultura de inocuidad”

Cultura de inocuidad: Nos preocupamos por redactar una política de inocuidad alimentaria que nos represente, que plasme de verdad nuestros pilares básicos, pero luego nos encontramos que no es bien entendida ni respetada.

¿Qué podemos hacer para evitarlo? ¿Qué podemos hacer para que la entienda, la interioricen y la respeten?

La motivación

Si, conseguir que nuestros empleados y  compañeros se encuentren motivados. Es la palabra clave. Es la principal preocupación de cualquier departamento de recursos humanos y ahora también del departamento de seguridad alimentaria.

 

¿Por qué motivar a los empleados?

Cuando tus compañeros y empleados se encuentran motivados, vas a conseguir que rindan más, sean más felices y las tareas las desempeñan con mayor eficacia. Y lo vamos a conseguir valorando su trabajo, fomentando su implicación y reconociendo sus resultados. Verás que es la “pescadilla que se muerde la cola”, pero alguien tiene que dar el primer paso, y ese vas a ser tú.

 

Claves para motivar a los trabajadores y fomentar la cultura de inocuidad

Métodos vas a poder encontrar muchos, y todos pueden ser igual de efectivos, pero este es el que te aporto yo según mi experiencia que veo en el día a día de mis auditorias. Lo que veo que funciona en las empresas que audito. Y como pueden conseguir implantar una “cultura de inocuidad

 

  • Flexibilidad: es verdad que dependiendo del puesto de trabajo y en este caso en las industrias alimentarias es más complicado ofrecer flexibilidad, se disponen de turnos de trabajo, de funciones repetitivas, pero en la medida de lo posible, hay que ofrecer más flexibles, asumir nuevos modelos de trabajo y facilitar la conciliación de los profesionales. Disponer de una rotación y turnos de trabajo ajustado a las necesidades de cada empleado, pregunta que horarios son compatibles con su conciliación familiar.
  • Formación: hay que aportar por la formación e información. Cada cual debe conocer sus las funciones y responsabilidad, per también el motivo de su establecimiento. La formación debe ser considerada como una inversión en los recursos humanos. Si dispones de ella es un valor añadido que no debemos renunciar. La formación nos abre la mente a nuevas ideas, ideas de mejora. En muchas ocasiones implantamos requisitos de gestión y control sin trasmitir el motivo, sin especificar el objetivo y lo que pretendemos conseguir. Disponemos de objetivos de inocuidad que no son trasmitidos. ¿así quieres que se cumplan? Difícil lo veo. Debes hacerlos partícipes, todos deben poner su granito para conseguirlos. Todos son responsables y todos se deben implicar.
  • Premiar a los empleados: Debes recompensar el esfuerzo, esto lo podemos hacer a todos los niveles. Es necesario transmitir agradecimiento y buenos deseos cuando se consiguen los objetivos. Y no hablo de premios monetarios, un reconocimiento y su difusión es mas valorado. Hay mil formas de hacerlo, debes tener un concurso mensual del mejor empleado, desde regalar entradas al cine, realizar convivencias de compañeros de trabajo, etc.
  • Crecimiento y promoción: el crecimiento dentro de la empresa nos ayuda a mantenernos motivados e ilusionados. Impulsar el desarrollo profesional asignando nuevos retos, nuevos proyectos o nuevas responsabilidades, nos hace mantenernos activos y nuevamente digo: motivados.
  • Consideración: nadie mejor que el que está todo el día en su puesto de trabajo para saber que mejoras puede tener. Y si no se considera escuchado, no trasmitirá a sus superiores estas mejoras. Como responsable de calidad, interesante por sus opiniones, por sus intereses, por sus oportunidades de mejora. Demuestra que son tenidas en cuenta, aunque finalmente no sea viable su implantación, comparte los motivos. La escucha activa y la inteligencia emocional permiten entender mejor a las personas que trabajan con nosotros, comprender los motivos por los que han tomado una u otra decisión y, además, les haremos sentir más valorados.
  • Reconocimiento: cuando hacemos algo bien, nos gusta que nos lo digan, verdad? Pues también nosotros, los responsables de calidad, debemos decirlo. En esas reuniones o formación anuales donde se les tramite como ha ido el año, se debe comunicar y reconocer las mejoras del sistema a través de las acciones de los empleados. Haber conseguido los objetivos , ha sido tarea de todos, reconócelo.

Mis conclusiones…

Esto son algunos ejemplos que si implantamos en nuestra empresa vamos a conseguir buenos resultados. Sea cual sea la actividad, aunque nosotros nos enfoquemos en la industria alimentaria. La tendencia en cualquier sistema de inocuidad alimentaria es implantar la “cultura de inocuidad” y un pilar en el que esta cultura se debe sostener es en el personal, en su motivación y su implicación. Yo no tengo mucha idea de recursos humanos, sólo de inocuidad alimentaria. Pero en mi trayectoria profesional he visto que en realidad ambos van de la mano, sin recursos humanos bien formados, motivados e implicados, es difícil conseguir difundir una correcta y eficaz “cultura de inocuidad”

Vamos a conseguirlo!, te apuntas?

Comparte este articulo en redes sociales

¿Te ha gustado este artículo? SUSCRÍBETE A MI BLOG


Noticias Recomendadas

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

inspeccionescultura-de-inocuidad