Gestión de calidad

Mis enemigos dentro del sistema de gestión de seguridad alimentaria

Analicemos los latres en la seguridad alimentaria

Son muchos los tropiezos que un sistema de gestión puede tener. Los imprevistos del día a día ralentizan la efectividad de un sistema de gestión de seguridad alimentaria, pero si a la misma vez tenemos lastres que no nos ayudan a avanzar aún será más complicado disponer de un sistema de gestión operativo.

 

Es por ello que se vuelve fundamental poder identificar estos lastres para combatirlos y superarlos. Una vez así, conseguiremos disfrutar de nuestro trabajo como consultores o como responsables de calidad.

 

Sistema documental “libro gordo de petete

Aquí en esta parte podemos tener parte de responsabilidad, como consultores o responsables de calidad. En este apartado destacaría dos aspectos. Por un lado, me he encontrado que puede haber documentos que no corresponden con las actividades que realmente hay implantadas. Los procedimientos documentados deben reflejar lo que realmente se está haciendo y como se está haciendo. Y por otro lado, también me he encontrado documentos que son imposibles de leer hasta el final, son realmente “suplicios”. El documento, ya sea un procedimiento, instrucción técnica, manual, debe ser lo más breve y concreto posible. Para asegurar que su lectura llega hasta el final y es entendida con precisión.

 

Ausencia de compromiso.

Por naturaleza, el ser humano parece que está programado para no comprometerse, verdad? Al menos es la impresión que yo tengo. Y la verdad es que sin compromiso no se puede llegar a alcanzar el “éxito”. Con el compromiso vamos a poder asociar el empuje, el convencimiento, la proactividad. Podemos encontrar falta de compromiso a todos los niveles. Desde la Dirección, que no se implica y no asigna los recursos apropiados para disponer de un buen sistema. Y a lo largo del organigrama, que sin su participación, el departamento de calidad y seguridad alimentaria quedaría cojo.

 

Análisis de procesos incorrecto.

 

Cuando hablamos de un sistema de seguridad alimentaria, ya de por sí, estamos olvidando lo importante que es analizar los procesos y las actividades relacionadas entre sí. De hecho, la nueva versión 8 de la norma BRC da mayor peso a la gestión de los procesos. No solo deberíamos hacer un análisis de peligros a nivel de seguridad alimentaria para los productos, sino también a nivel de procesos. Que riesgos debemos asumir, gestionar o reducir para que nuestro sistema funcione correctamente. Hay herramientas conocidas para ello, por ejemplo el sistema de Análisis DAFO, interesante.

 

Falta de participación.

Muy relacionada con el lastre de “falta de compromiso”. Aquí nos enfocamos más a nivel de participación del personal. Debemos terminar de desterrar que el departamento de calidad y seguridad alimentaria es un departamento aislado. No. Debe tener su parcela en cada uno de los departamentos o áreas contempladas en el organigrama. La calidad y la seguridad alimentaria es el resultado del trabajo de cada uno de los integrantes de la empresa. Todos deben participar a cada nivel y responsabilidad. De ahí que nuevamente BRC versión 8 ha incluido un nuevo requisito de la “desarrollo y la mejora continua de una cultura de calidad y seguridad de los alimentos”, donde debemos focalizar nuestros esfuerzos en compartir una formación e información adecuada a lo largo de la organización.

 

Falta de formación en seguridad alimentaria

Este nuevo lastre, también muy relacionado con los puntos anteriores. No solo hablamos de falta de formación dentro del departamento de seguridad alimentaria. Que sí, tengo que reconocer, que si partimos de que los integrantes del departamento de calidad no disponen de la formación oportuna, ya me dirás el resto de la empresa. En mi trayectoria como auditora, me he encontrado con este caso en más de una ocasión. Muchas veces motivado por la asignación inadecuada y como segundo plano del responsable de calidad, por la escasa valoración del puesto. Pero vamos a partir de la base que el departamento de calidad está bien formado. Ahora vamos a analizar el resto del personal, no siempre se dispone de un correcto plan de formación implantado. No debemos pensar sólo en macro cursos, sino en simples charlas de comunicación, reuniones, eventos internos. El objetivo es que la comunicación entre los departamentos sea fluida y el mensaje se transmita correctamente.

Estos han sido algunos de los lastres que me he podido encontrar dentro del sistema de gestión de calidad y seguridad alimentaria

y tú? Añadirías alguno más? Déjanos tus comentarios….

Comparte este articulo en redes sociales

¿Te ha gustado este artículo? SUSCRÍBETE A MI BLOG


Noticias Recientes

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.