Seguridad alimentaria

Detector de metales, su configuración

¿Es correcto el uso que le damos al detector de metales?

Ya casi en todas las industrias alimentarias encontramos la presencia del detector de metales. Bien es requisito del cliente, exigencia justificada. O bien es requisito de alguna de la normas de seguridad alimentaria que tenemos implantada y certificada. Principalmente de la norma BRC o IFS.

Y la realidad es que uno de los motivos más comunes de reclamaciones de clientes es por presencia de cuerpos extraños. Que siendo los cuerpos extraños metálicos, fácilmente los podemos detectar y eliminar con el detector de metales. Con otro tipo de cuerpo extraño ya debemos implantar otro equipo, como puede ser filtros, tamices, imanes, equipos de rayos X, etc.

¿Cómo elegir el mejor equipo detector de metales?

Cuando hacemos la elección del detector de metales, debemos tener en cuenta una serie de detalles relevantes. Una buena elección va a depender de la composición del producto, las características de presentación, la temperatura de trabajo, el tipo de envases y su formato, principalmente.

No es lo mismo que el producto esté caliente, que congelado, que sea líquido, se presente a granel o tenga un alto contenido en sal. Una mala elección del detector de metales puede ocasionarte faltos positivos, con lo que estaremos desechando cantidades innecesarias de productos alimentaria y no tendremos la seguridad y garantía de que el producto alimentario esté libre de cuerpos extraños.

Es por ello que debes indicar todas estas características al proveedor del equipo, para que te pueda proporcionar la mejor opción.

Factores clave

Una vez elegido e instalado el detector de metales, no acaba aquí, ahora hay que ajustar, configurar y probar el equipo.

La configuración de la sensibilidad debe permitir detectar la pieza de metal más pequeña posible. Para ello, se suele usar patrones de diferentes tamaños junto con el producto. Y en función del tamaño del producto se aconseja colocar el patrón en varias posiciones dentro del alimento. Debemos buscar la zona del alimento más desfavorable para garantizar su detección.

Cuando ya tengamos fijada la sensibilidad y el tamaño mínimo que el detector de metales es capaz de detectar. Se deberá validar el procedimiento de revisión y verificación. Para ello se deberá hacer pasar el patrón en varias ocasiones, asegurándose que en todos los casos es detectado.

Este proceso de validación deberá ser repetido tantas veces como productos alimentarios  distintos tengamos. Y se tendrá que configurar el detector de metales para cada uno de los productos diferentes.

El detector de metales como Punto Critico de Control

Actúa como punto crítico de control dentro del plan HACCP para el peligro de contaminación por metal. El detector debe ser tan confiable que todas las piezas de metal sean eliminadas del producto así como operar de una forma estable y confiable para evitar falsas alarmas.

Comparte este articulo en redes sociales

¿Te ha gustado este artículo? SUSCRÍBETE A MI BLOG


Noticias Recomendadas

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.